Las elecciones en México, ocurridas el pasado domingo primero de julio, han traído a la mente el regreso del nuevo estado hegemónico que se fragua a partir del efecto López Obrador. Tras 18 años de campaña política (cuando asume la jefatura de la Ciudad de México), por fin llega a Los Pinos quien asumirá la presidencia de la república a partir del primero de diciembre del 2018. En pocas palabras, podemos decir que Andrés Manuel López Obrador convirtió su campaña en un movimiento social arrollando a lo ancho y largo del país con su partido de MORENA a los viejos cacicazgos que se han perpetuado en el poder en las entidades federativas. La participación ciudadana fue del 63.42% a nivel nacional.
Quien no crea la anterior afirmación, le pido revise el número de votos obtenidos así como los porcentajes. Llega a una elección legitimado por más del 53% de los votos con más de 30 millones de votos. En la práctica les metió un dos a uno en los cómputos distritales. De tal manera que no es objetable su triunfo electoral. Los pronósticos electorales indicaban que el porcentaje se estrecharía, como históricamente ha sido, sin embargo, logró una distancia de más de 30 puntos porcentuales. Sólo algunas casas encuestadores habían logrado coincidir en los más de 50% de los votos a favor de AMLO. No hubo competencia.
En el estado de Chihuahua, la participación fue del 54.38%. Los números indican que hubo un voto diferenciado de acuerdo a las diferentes regiones. Por un lado, en Ciudad Juárez, los cuatro distritos fueron para AMLO, sin novedad ni sorpresas. De igual manera Delicias y Cuauhtémoc fueron para el tabasqueño y con ello se confirmaban los triunfos en los distritos 1, 2, 3, 4, 5 y 7 por un amplio margen de victoria. El distrito 8 de Chihuahua, aunque fue ganado también por AMLO, la distancia se acortó significativamente. Con estos números de victoria, el panorama fue muy parejo, todo MORENA.
En Hidalgo del Parral, distrito 9, hubo un triple empate entre los tres candidatos presidenciables, con 44 mil votos en promedio y cerca de 8,800 votos nulos. Al final, por 300 votos, Parral también se lo llevó el candidato ganador de la contienda nacional. La sorpresa o excepción de lo sucedido a nivel nacional, lo dio en el estado de Chihuahua el distrito 6, con cabecera también en la ciudad de Chihuahua, en donde Ricardo Anaya tuvo su mejor marca con 97 mil votos contra López Obrador que obtuvo 67 sufragios en números cerrados.
Llama la atención que a nivel estado, se haya contabilizado casi 49 mil votos nulos. De estos votos nulos, 8 mil fueron en Parral. Algo pasó que hizo imposible que en determinado momento los números no fueran parejos. Por ejemplo los niveles de participación en Ciudad Juárez no concuerdan entre las cuatro juntas distritales: en el 01 con un 49%; el 02 con 49%; el 3 con un 43% y el 04 con un 54%. Los cuatro distritos están en la misma ciudad pero votaron de manera diferenciada.
Otro ejemplo de lo complicado de la elección y de las encuestas previas que no permitían hacer generalizaciones a nivel distrital ya que la muestra era a nivel municipal. Por ejemplo, a raíz de la redistritación, hubo realineaciones entorno a la dinámica electoral. Sólo de esa manera se puede explicar el resultado electoral: en el 01 federal, AMLO tuvo 60% de los votos; en el 02 el 52%, igual ocurría en el 03 federal, pero sin embargo, en el distrito 04, la diferencia a favor fue de un 44%. El nivel socioeconómico si sacó a los ciudadanos a votar por sus preferencias. El promedio fue de 48.75 de participación en Juárez.
En conclusión. Hay nuevamente una coincidencia en el resultado de Juárez con el escenario nacional. Morena arrasó con todas las diputaciones federales, la senaduría y por supuesto con la presidencia de la república en el municipio fronterizo llevándose el triunfo en la elección federal, la sindicatura y todos los distrito locales. La elección de presidente municipal está en el aire. Faltarán horas y quizá días para saber si el efecto López Obrador sirve para arrancar al candidato independiente la presidencia. Juárez tiene nuevamente el distrito electoral con la más baja votación nacional con el 43% y es el distrito 03. Algo raro pasó en esa circunscripción. Como algo también pasó en el municipio de Valladolid, en Yucatán donde más del 80% de la población acudieron al llamado de las urnas.

Eduardo Borunda.

Compartir