CATALUÑA.- Inolvidables aquellas imágenes de la novia de Piqué en la peluquería, la misma que los inspectores de Hacienda visitaron para comprobar que la artista colombiana acudía con asiduidad. Tal vez aquellos cortes sean los más caros de la historia porque han servido para probar que Shakira Isabel Mebarak Ripoll residía en España y no en Miami ni en los paraísos fiscales, como ella argumentaba.

 La cuestión es que Shakira ya ha pagado a Hacienda más de 20 millones de euros para saldar parte de la deuda que le reclama el fisco. Recordemos que tras aquellas y otras pesquisas, la Fiscalía de Barcelona abrió diligencias por presunto delito fiscal en los años 2012, 2013 y 2014. Todo ha desembocado en que la cantante ha desembolsado hasta el momento 20 millones de euros, los que corresponden a un ejercicio ya prescrito, el del 2011, pero que Hacienda le reclamaba por la vía administrativa.

No obstante, según publica El Periódico de Cataluña, Shakira no está de acuerdo con el criterio aplicado por los inspectores, aunque ha optado por regularizar su situación abonando la cantidad para poder, posteriormente, impugnar esta decisión.

Tampoco el desembolso de los 20 millones paraliza la vía penal: la Fiscalía de Barcelona sigue investigando la denuncia de la Agencia Tributaria por tres delitos fiscales entre el 2012 y el 2014 al considerar que durante esos años la artista residía en España y que, por lo tanto, debía tributar en este país por la mayor parte de sus ingresos generados en todo el mundo. La cantante alegaque entre el 2011 y el 2015 mantuvo su residencia fiscal fuera de España y que fue en ese último año cuando se estableció en Barcelona a todos los efectos.

Shakira formalizó en el 2011 su relación con Piqué, con quien ha tenido dos hijos, sin embargo, sostiene que durante los ejercicios investigados pasaba la mayor parte de tiempo fuera de España, y que muchos de sus ingresos se generaban en el extranjero.

Muy a su pesar, se le atribuye el impago del impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF), lo que podría constituir tres delitos agravados (uno por cada año) por el importe defraudado, que podría ser elevado y ascender a decenas de millones de euros. La residencia es clave para determinar el pago de impuestos. Si un ciudadano pasa al menos 183 días (la mitad del año) en España, se le considera residente fiscal. Tantos la fiscalía y la Agencia Tributaria están estudiando las alegaciones de los abogados de Shakira y después de analizarlas decidirán si presentan o no denuncia en los juzgados.

En noviembre el nombre de Shakira apareció relacionado en el escándalo de evasión fiscal de los llamados Paradise Papers, lo cual reveló que la cantante tenía fijada su residencia fiscal en el paraíso fiscal de Bahamas y que gestionaba sus derechos musicales, valorados en varias decenas de millones de euros, en países con ventajas fiscales como Malta y Luxemburgo.

Compartir