CHIHUAHUA.- El secretario general de Gobierno, César Jáuregui Robles, hizo un llamado a la cordura a los pobladores del Ejido Sacramento y a buscar el diálogo con su dependencia para resolver el conflicto por la caseta de peaje.
El viernes seis personas fueron detenidas, luego de una trifulca entre fuerzas estatales e integrantes del movimiento de la caseta de peaje Sacramento.
Los habitantes de la zona rural intentaron retirar el bloqueo que gobierno del estado instaló en la brecha de la dignidad y libertad, pero al momento de hacerlo fueron abordados por elementos estatales, dándose la confrontación.
En entrevista dijo que los actos de autoridad deben ser cuestionados a través de los medios legítimos.
“Sería importante que, si hay alguna inconformidad, ésta se externara por los cauces legales. Desde luego, la Secretaría de Gobernación está totalmente abierta para reconocer los puntos de vista tanto de la Secretaría de Hacienda, de donde depende la caseta, y de los pobladores”, resaltó.
Respecto a posibles acciones de carácter penal, por esta actitud de los ejidatarios, se negó a hacer comentarios. “Yo no adelantaría nada, simplemente hay una situación que corresponde al Estado llevar a cabo, lo cual realizó. Y en ese sentido habrá que respetarse”, dijo.
Agregó que los actos de autoridad siempre deben hacerse valer de alguna u otra forma. “Pero no quisiéramos llegar a esos extremos. Siempre el diálogo será el mejor camino para encontrar soluciones. Y en el caso de la caseta de Sacramento, con los pobladores del ejido, sería conveniente llevarlo a cabo”, comentó.
Recordó que este conflicto derivó de abusos en el censo levantado para entregar tarjetas con descuento porque los propios pobladores quisieron integrar a personas, en ese beneficio, que no eran de ese lugar o que no cubrían los requisitos establecidos por la Secretaría de Hacienda. Sin embargo, aseguró, que las tarjetas de descuento entregadas serán respetadas.
Dijo que ya había un entendimiento en cuanto a la repartición de tarjetas preferenciales. “Sin embargo, se dio un excesivo reclamo y exigencia, por lo que se consideró parte del abuso y se tomó esa medida, con la petición de la Secretaría de Hacienda, a Obras Públicas como a Gobernación”, agregó.
Jáuregui señaló que siempre que hay un programa de apoyo se dan excesos o abusos, ya sea por la negligencia, indolencia o tolerancia de la autoridad y siempre va en detrimento no solo de las arcas, sino también de los programas de Chihuahua.
“Pero no quisiéramos llegar a esos extremos. Siempre el diálogo será el mejor camino para encontrar soluciones. Y en el caso de la Caseta de Sacramento con los pobladores del ejido sería conveniente llevarlo a cabo”, puntualizó.

Compartir